Para muchos 73 años es toda una vida. Para un establecimiento escolar también los es teniendo que sobrevivir muchos cambios sociales, económicos y también políticos que impactan en el ámbito de la educación nacional. Por esto y mucho más cumplir 73 años no es trivial y calificar a nuestro querido Colegio Saint Dominic (CSD) como una gran institución no es exagerar.

Hay mucha historia escrita acá, por distintos actores, pero que nos ha entregado una personalidad e identidad distinta, la que hoy nuestro rector, Sr. Patricio Galleguillos Herrera, seguirá dirigiendo y guiando para continuar con la misión de nuestra institución. Por ello conversamos con él, quien nos ayudó a traducir el presente y futuro de CSD.

No podemos hablar del hoy sin mencionar un poco de nuestra historia y las cosas que nos permiten estar celebrando 73 años de vida. ¿Cómo podemos tratar de resumir esto?

Indudablemente, son 73 años de formación, de compromiso, de amistad y compañerismo y para el desarrollo profesional de todos quienes colaboraron o colaboran con esta hermosa actividad que es la de educar, y aquí me refiero a profesores, asistente, auxiliares, inspectores, directivos y administrativos, y porque no decirlo, a todos quienes se sienten parte de esta comunidad escolar. Son varios los “ingredientes” que usted menciona.

¿Cuál cree usted que es el principal?

Bueno, es justamente uno que no mencioné, los niños y niñas, ellos son el centro de todo, en ellos convergen los deseos de todo una comunidad escolar por formar personas con sólidos valores los cuales determinan su actuar, pensar y sentir, esperando que contribuyan a crear una mejor sociedad y hasta el momento se ha logrado, hay muchos ex alumnos y familias de ex alumnos que vuelven con nuevas generaciones, avalando este proceso.

¿Cómo podemos definir el momento actual del Colegio?

Como en muchos ámbitos y sectores del país y del mundo, estamos escribiendo un nuevo capítulo en nuestra historia. Luego de 71 años de formación presencial, y con una pandemia aún activa, “hicimos” – en un esfuerzo que ha involucrado a cada miembro de esta comunidad- un giro radical, primero a un  sistema virtual sincrónico, el que en menos de dos semanas nos permitió seguir con nuestra labor formadora y luego, hoy, a un sistema híbrido que nos permite estar sentados en clases con compañeros “virtuales” en pos de cumplir con aforos y condiciones que la situación sanitaria nos ha impuesto pero también permitiéndonos avanzar con una formación académica superior a la dispuesta en la priorización del Mineduc. Si bien hemos logrado que todo funcione bien sabemos que el impacto sobre las relaciones interpersonales y emocionales de la virtualidad han afectado a los estudiantes, que sólo desean volver a compartir, todos juntos en el colegio.

¿Estamos cercanos de volver a clases presenciales?

Hemos iniciado el análisis de propuestas y solicitudes para volver a la total presencialidad, situación que obviamente esta rectoría deberá ser extremadamente prudente y jamás hipotecar todo lo logrado hasta este momento. Para eso he iniciado conversaciones con diferentes actores, entre ellos, los directivos de la corporación, docentes, colaboradores, estudiantes representados por su CCAA y por cierto con sus padres, quienes representados por el CGPA y los subcentros. Asimismo, de a poco hemos ido volviendo a actividades deportivas y extracurriculares, las que seguiremos apoyando a medida que la responsabilidad que ha primado hasta ahora, continúe presente. Estamos próximos a cumplir 75 años ¿Qué se asoma en el futuro próximo de CSD? Pareciera que toda la planificación y organización ha sido copada por el tema del COVID-19, pero no es tan así. Nuestro trabajo también se ha concentrado en nuestro Proyecto Educativo y como seguir avanzando y mejorando sus focos.

Esto involucra una mirada amplia pero sistémica en la que los pilares valóricos y el sello institucional de los alumnos tienen tanta importancia como el foco académico que hemos definido y que pronto se podrán visualizar en el trabajo que se realizará por nivel y ciclo escolar: En el nivel inicial, con un enriquecimiento desde los postulados de la neurociencia, es decir, el estudio del sistema nervioso (cerebro y redes neurales) y sus aportes a la educación. De esta forma, aprovechando la plasticidad cerebral se desarrollarán los cimientos o esquemas para futuros aprendizajes. En el nivel básico, con la implementación de estrategias de aprendizaje basado en metodologías de proyectos e investigación, en conjunto con talleres de reforzamiento en las asignaturas troncales Y a nivel de enseñanza media, se consolidará el trabajo iniciado este año de preparación a la Prueba de Transición universitaria (PDT) donde los estudiantes de I a IV tendrán diferentes instancias formativas de ensayo de las pruebas combinadas con espacios pedagógicos de corrección de la misma y actividades vocacionales. Bueno, hay muchas novedades que de seguro seguirán leyendo en este y otros medios, los que irán registrando la historia y avances CSD. Mientras tanto sólo agregar que esta institución es de todos y todas y debemos cuidarla, protegerla pero sobretodo hacerla crecer.