Desayuno con Sabor a Navidad

 

Un concurrido desayuno, en el que participaron casi un centenar de colaboradores del Colegio Saint Dominic, se realizó el pasado lunes 23 de diciembre, tras la invitación realizada por rectoría de esta entretenida y festiva actividad organizada por el comité de autocuidado del colegio.

Con una gran planificación, los miembros del comité tenían preparada una jornada para todos los miembros de la comunidad educativa, que además contó con la activa participación de muchos de ellos, para cumplir un divertido programa navideño.

Primero, se contó con los animadores oficiales – los profesores Juan Daniel Barra y Diego Herrera – que dieron el vamos a la actividad que se inició con el saludo y bendición del capellán del Colegio, Padre Paulo Lizama, quien entre sus peticiones pidió por la paz, haciendo alusión al difícil año que estamos cerrando como país.

Luego fue el turno de educadoras, profesores y asistentes del preescolar, quienes representaron un alegre nacimiento de Jesús, que concluyó con un animado baile que fue agradecido por los presentes con grandes aplausos.

Los Villancicos nunca pueden estar ausentes de estas celebraciones navideñas y no lo estuvieron, gracias a la presentación de la profesoras Erika Manhert, Alejandra Campillay, Hilda Durán y Denisse Zarate, quienes deleitaron con sus voces.

Por último, uno de los momentos más emotivos fue la decoración del árbol, con los deseos navideños de los distintos departamentos para este año, para nuestra comunidad, lo que fue complementado, con una actividad de una tradición que hoy cada vez es más escasa, la entrega de tarjetas navideñas. Para ello, se distribuyeron tarjetas a los asistentes, quienes podían envira una o más, a distintas personas presentes.

Para cerrar la actividad, la rectora, Marcela Salinas, saludó  a los asistentes, agradeciendo al comité por un excelente trabajo de organización y al resto de los participantes por su gran espíritu de colaboración. Que sin duda contribuye a la unión del Colegio, la que no podemos dejar fuera en especial para cultivar el espíritu navideño.