La meta es convertir a nuestros alumnos en buenos lectores. Para ello, se han implementado una serie de modificaciones y estrategias, es decir, hay un sinnúmero de decisiones pedagógicas al amparo de esta propuesta, siendo la primera y la más relevante, la implementación de un Plan de Intervención en el aula, denominada “Logos”.

Logos plantea como objetivo renovar la forma en que se trabaja la lectura, haciendo de esta un eje central de nuestras clases. Este proyecto intenta hacer de la lectura, un proceso guiado gratificante (no estresante), desarrollando paulatinamente las habilidades de lectura. A fin de poder implementar este plan de intervención, se debió modificar y flexibilizar nuestras planificaciones, dando paso idealmente, a una sesión por semana adicional, al trabajo regular de comprensión lectora, realizado usualmente en el aula.