Paula Alvarado Gatica, la actual presidenta del Centro de Alumnos (CAA) de Saint Dominic, llegó hace 9 años a nuestro  Colegio, junto a su familia desde el sur. Hermana del medio, de tres (Fernando y Francisca), quienes, además, han hecho la participación en CAA una especie de tradición familiar, nos contó un poco acerca de su especial postulación a la presidencia de este órgano representativo de los alumnos durante la actual pandemia.

 

¿Cuándo llegaste al colegio?

Llegué al colegio en segundo básico en el año 2011, con mis hermanos, provenientes de  Puerto Montt, ciudad donde nací.

 

¿Cuándo llamó tu atención el CAA?

En quinto básico, cuando comencé a participar en la semana de aniversario y veía a personas con poleras de distintos colores organizando y motivando a todo el alumnado a participar en las diferentes actividades.

 

Después mi interés fue creciendo con los años, ya que mi hermano comenzó a ser parte del centro de alumnos, y me pudo ir contando bien de qué se trataba, cuáles eran los objetivos y proyectos con los que debía trabajar.

 

¿Qué sentiste la primera vez que postulaste? ¿Sentiste lo mismo cuando postulaste a la presidencia?

La primera vez que me postule fue en el año 2017, al cargo de octavina. Me sentí muy nerviosa y dudosa de si saldría elegida por mis pares o no, ya que de 11 o 12 postulantes, solo 3 eran los escogidos, pero todo salió muy bien y salí electa.

 

Cuando me postulé a la presidencia este año pensé que los nervios serían menores, ya que ya había pasado por ese proceso 3 veces, pero me sentí nerviosa igual, de hecho…  un poco más que en ocasiones anteriores.

 

 

Un Año Especial

 

Naturalmente los nervios de nuestra actual presidenta se pueden explicar por varios motivos, entre ellos la gran responsabilidad del cargo.  Pero también, sabemos que este año no ha sido de los más fáciles, y querer representar, dirigir y realizar actividades en el actual contexto, sumaba a ese nerviosismo.

 

 

¿Qué te motivó a aceptar el reto de continuar en CAA este año, pese a ser un año ‘especial’?

Lo que me motivó principalmente fue el cariño que le tengo al CAA y todo lo que me ha enseñado a lo largo de los años.

 

He aprendido cómo es trabajar en equipo y lo que significa asumir una responsabilidad, lo cual es bastante importante, ya que como dicen mis padres, ambas cosas te ayudan para la vida en general.

 

 

¿Qué ha sido lo más difícil de dirigir este cuerpo durante la pandemia? ¿Y lo más fácil?

Quizás lo más difícil ha sido lograr la motivación del alumnado para que participen en nuestras actividades, y también la organización que debemos tener como equipo, ya que no es fácil, considerando que todo lo hacemos vía online.

 

Y lo más fácil ha sido lograr comunicar lo que necesitamos a la mayoría del alumnado, ya que existe un amplio uso de las redes sociales, además dadas las características de los integrantes del CAA, no ha sido difícil que nos transformemos en un equipo comprometido e innovador y unido por una causa en común.

 

 

El Sello SD

 

Sabemos que todos los colegios tienen sus centros de alumnos y cada uno tiene sus particularidades y características. En el colegio, hace años existe una “mística” especial entorno a este cuerpo de alumnos.

 

A nivel institucional, los profesionales a cargo, Jeanny Montenegro y Carlos Zelada, entregan todo lo necesario para que año a año las directivas encuentren su estilo, pero siempre están presentes una serie de características.

 

 

¿Crees que el CAA de Saint Dominic es distinto al de otros colegios, por qué?

A mi parecer si, ya que, a pesar de no conocer mucho a los centros de alumnos de otros colegios, sé que nuestro CAA además de tener una mayor cantidad de integrantes que en otros, es una institución muy presente dentro del colegio.

 

Está llena de alumnos comprometidos y motivados, que tratan de dar lo mejor de sí para lograr nuestros objetivos.

 

¿Qué les dirías a los alumnos para que se animen a postular?

Que se atrevan a ser parte de esta linda experiencia, en donde uno conoce a nuevas personas, se desarrollan habilidades, y se adquieren valores que te ayudan a crecer como persona.

 

 

¿Cuál crees que será tu mayor legado cuando te retires? y tu mayor aprendizaje?

Yo creo que es haber demostrado que hay nuevas formas de ver y hacer las cosas, y que todo es posible si nos lo proponemos.

 

Mi mayor aprendizaje ha sido lograr adaptarme a las circunstancias en las que nos encontramos.

 

Obviamente, hoy estamos todos en un proceso de adaptación y de creación para enfrentar el mundo actual. Pero hay cosas que no cambian, y en el caso de nuestra conversación con Paula, hemos podido ver un liderazgo participativo, que se viene gestando hace años, con el ejemplo y el interés propio de la alumna; un sentido de pertenencia, que explica su motivación y un claro espíritu de servicio, por sus pares y por la comunidad educativa SD en general.