Estimada Comunidad

Para todos es sabido que en este 2020, estamos viviendo uno de los momentos más críticos como humanidad con esta pandemia, que ha alterado nuestras vidas, nuestro trabajo, nuestro colegio, nuestras rutinas y mucho más.  

A pesar de este contexto, hemos continuado con la tarea educativa inspirada en el proyecto educativo con nuestros alumnos y alumnas, a través de las nuevas metodologías de educación virtual, lo que no ha sido fácil, ya que como comunidad no teníamos mayor experiencia al respecto. No obstante, con el compromiso, voluntad y esfuerzo de cada una de las personas que trabajan en nuestro colegio, así como la incorporación de plataformas tecnológicas, hemos podido implementar una educación a distancia, la que por cierto tuvo momentos de ensayo y error pero que a la fecha podemos decir con orgullo que tenemos implementado un curriculum on line, que nos ha puesto a la cabeza de las instituciones en la región.

En el ámbito académico como lo indica el Mineduc hemos realizado una priorización curricular que cubrirá alrededor del 70% de lo planificado, considerando una oportunidad de trabajar con mayor intensidad la formación integral de los estudiantes, favoreciendo la reflexión acerca de los valores y los dilemas éticos que genera la pandemia. Nuestro foco en el desarrollo de habilidades es fundamental para el proceso cognitivo, posibilitando la integración de distintos contenidos disciplinarios y facilitando la integración de estudiantes con necesidades educativas diversas.

Hemos priorizado las actividades que apuntan a potenciar el bienestar socioemocional de los estudiantes, integrado lo más posible a las familias en las actividades, a su vez se decidió flexibilizar en las asignaturas de Arte, Música, Ed Física, Religión y Tecnología, entregándolas de carácter voluntarias y trabajando como desafío que nuestros alumnos opten según sus intereses y necesidades.

 

En relación con la evaluación, tuvimos que replantearnos una serie de procesos, tal como los decretos ministeriales ya lo visualizaban y considerar que sea esta debería ser sensible a las necesidades y procesos de los alumnos, centrada en una lógica formativa, conectada con sentido pedagógico como oportunidad para tomar decisiones fundadas y apoyar a la persona, entendiéndose como una vía primordial para la comunicación y reflexión sobre el aprendizaje entre estudiantes y docentes.

Un nuevo desafío será la etapa de retorno a clases, nuestros alumnos y docentes deberán aprender a relacionarse emocionalmente a través del distanciamiento social y con los múltiples protocolos que las autoridades así lo determinen.

Para hacer posible una proyección de reintegro a clases, estamos trabajando en protocolos para poder entregar un regreso seguro al momento que retomemos las actividades presenciales, evaluando todos los escenarios y alternativas, para que en cuanto podamos retornar, lo hagamos considerando los tres pilares entregados por las autoridades gubernamentales; seguridad, voluntariedad y gradualidad. 

Sin duda que toda experiencia se acumula como aprendizaje, y es eso precisamente lo que queremos reforzar en toda la comunidad. Estamos esperanzados que todo será para mejor y que cuando esto ya haya terminado, podremos decir que somos una institución que se adaptó a los cambios y desafíos.

 

Marcela Salinas Lolic